**********************Photobucket **************Photobucket 123456 7896

27 de abr. de 2013

Para aquellos vendidos y vendedores.


ZARPA MERCANTE

Un amigo, sinceramente preocupado, me dijo:
–"Tú eres inteligente, capaz, instruido, pero a veces no tienes suficiente ni para comer, porque lo que pasa, y excúsame que te lo diga, es que tú no te has sabido vender".
Salté de mi asiento. –¿Vender? ¿Cómo así que vender? ¿Queréis que me venda? Ah, sí, ya sé, vosotros os vendéis, y por eso es que estáis tan gordos y sonrientes. Porque os habéis vendido.
Sabed de una vez por todas que no estoy a la venta. ¡Ni más faltaba!
Hice cursos de ventas, y de contabilidad, como todos los muchachos pobres de mi barrio,
Pero los hice solamente para aprender los argumentos de los tratantes, y no dejarme comprar.
No amigo, no me aconsejéis que me venda, porque ya me han robado.
Pero aquellos que me robaron están descontentos porque no obtienen nada de mí.
No produzco nada, no compro nada, me niego a colaborar con ellos y los saboteo en cada oportunidad.
Permanezco ocioso en casa, sin ningún gasto, y me alimento frugalmente.
Quiero que se convenzan de que no les sirve de nada haberme robado, y me dejen libre de nuevo, como el que se deshace de algo que no le sirve.
En América tenemos pájaros que mueren si los privan de su libertad. ¿Por qué habríamos de ser nosotros menos que un pájaro?
En cuanto a venderme, os digo que podría darme, dedicarme a lo que necesitaseis de mí, pero no por dinero.
Al que se vende por dinero le damos un nombre que reprocha su indignidad.
La tecnología y los servicios no tienen por qué ser al precio de nuestras cabezas.
No tenemos que estar siempre hipotecados bajo engaño.
Mal de nosotros si todavía nos dejamos deslumbrar por baratijas de plástico cromado.
Con sólo tomar limonada natural en vez de Coca-cola estaríamos ganando una batalla, si quisiésemos ser dueños de nuestro destino.
No se rechazan los inventos. Es el precio lo que no nos conviene. Sobre todo el precio moral. Siempre hemos sido codiciados en cuerpo y oro, a pesar del poco valor que nos conceden.
Comeré frutas del monte, pero no me venderé. Y si vienen a buscarme al monte, les tiraré con las pepas.


Tomado de: http://www.jaimejaramilloescobar.com/Poemas-de-tierra-caliente/Zarpa-mercante.html

Deja un comentario sobre esta entrada ingresando a FRUTO FRÍVOLO

1 de abr. de 2013

Somnolencia con insolencia.

Somnolencia con insolencia.


Por eso, la presencia del somnoliento insolente, es pura cordura en un mundo gobernado sin sueño, ni sueños.

Por eso, la presencia del somnoliento insolente, es pura demencia en un mundo gobernado con sueño, y sueños.