**********************Photobucket **************Photobucket 123456 7896

2 sept. 2011

CARTA INÉDITA DE H. P. LOVECRAFT

CARTA INÉDITA DE H. P. LOVECRAFT


Para James F. Morton

Allá en la granja

26 de mayo, 1923

Doctissime et Oroatissime:

...No tengo opiniones... no creo en nada... pero adopto por el momento cualquier opinión que me divierta o esté opuesta a la de la persona o personas presentes. ¡Oh, hum! Mi cinismo y escepticismo van en aumento, y por una causa totalmente nueva: la Teoría de Einstein. Las últimas observaciones de eclipses parecen ubicar este sistema entre los hechos que no pueden pasarse por alto, y supuestamente quita el último punto de apoyo que la realidad o el universo puede tener para la mente independiente. Todo es azar, accidente, e ilusión efímera: una mosca puede ser más grande que Arcturus, y la Colina Durfee puede superar al Monte Everest: asumiendo que se los quite del planeta actual y se les dé un entorno distinto en el continuum del espacio-tiempo. No hay valores en todo el infinito: la más mínima idea de que los haya es la burla suprema de todo. El cosmos entero es una broma, y adecuado para ser tratado sólo como una broma, y una cosa es tan cierta como otra. Creo en todo y en nada, porque todo es caos, siempre lo ha sido, y siempre lo será. Tranquilidad, diversión: éstas son las únicas cualidades relativas adecuadas para ser clasificadas como valores...

Tomado de: http://www.revistacuasar.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=36

 





Deja un comentario sobre esta entrada ingresando a FRUTO FRÍVOLO

25 jul. 2011

Lo mismo

 N                 A                  
                                                                 u
                                                     adartne


                            45wQ                           
                                                                                          ---eO7ouI***A

 ismo ismo ismo ismo ismo ismo ismo ismo ismo ismo lo mismo.

Deja un comentario sobre esta entrada ingresando a FRUTO FRÍVOLO

26 jun. 2011

Masturbación espacial

Cabo Cañaberal, Florida

La Nasa revela fotografías del dispositivo sexual usado por astronautas durante varias misiones confidenciales, realizadas a mediados de los años 60.

*


Gemini 3 fue una misión espacial tripulada del programa Gemini, de la NASA, realizada en 1965. Fue el primer vuelo tripulado del programa Gemini, y el noveno del programa espacial estadounidense. Por motivos obvios las imágenes y filmaciones del desarrollo de la misión aún se encuentran censuradas y vedadas al público.

En una de las pocas fotografías desclasificadas aparecen Virgil Ivan "Gus" Grisson y John Young, miembros de la misión Géminis III, embutidos en sus trajes, cada uno de los cuales se encontraba unido a un equipo de masturbación por aire que evita la acumulación de calor y ”humedad” en su interior. El dispositivo resultó ser un éxito total, en sus rostros se puede apreciar el júbilo alcanzado en el programa.


El Objetivo de la Misión:

Demostrar el vuelo orbital tripulado, evaluar el comportamiento de los hombres y su desempeño sexual.

Demostrar la capacidad OAMS en maniobras orbitales y genitales. Estudiar el sistema “contra-fuegos” del dispositivo genital.

Demostrar el reingreso controlado y el aterrizaje. Demostrar sistemas checkout, prelaunch y procedimientos de lanzamiento espermático. Demostrar y evaluar los sistemas y procedimientos de recuperación y limpieza genital.


*

Esperemos que próximamente la NASA desclasifique algunos de los materiales recopilados durante la misión, para que así, los de a pié, comprendamos más sobre nuestras capacidades, el espacio y sus misterios.



Informó para Fruto Frívolo

Dahiel CorVé

Sembrador Original y Recolector Final




Deja un comentario sobre esta entrada ingresando a FRUTO FRÍVOLO





15 may. 2011

Sueños Húmedos


No desees dulces sueños, ni soñar con angelitos.
Porque son deseos, y sueños perdidos.
Desea más bien, sueños húmedos.
Porque se desean y sueñan perdídamente
.


Dahiel CorVé



Deja un comentario sobre esta entrada ingresando a FRUTO FRÍVOLO

28 abr. 2011

EL MIDAS DE NUESTROS TIEMPOS [Ensayo Frívolo sobre la agricultura actual]

Ensayo Frívolo en pro de la "Agricultura Ecológica"

El Midas de nuestros tiempos: La Revolución Verde”

(Ensayo Frívolo por Daniel M Correa Velásquez)

Curso: PRINCIPIOS BÁSICOS DE AGRICULTURA ECOLÓGICA

Más que como aprendiz, como entusiasta o “activista”, sobre todo como ser humano, reconozco la terrible aflicción que acosa la sociedad actual, por el sistema agrícola que golpeó nuestras mentes (K.O.), en tanto a “Dignidad”, cambiar Dignidad por Egoísmo.


“…Y fueron convirtiéndose en oro los vestidos que llevaba Midas, una rama que tocó, las puertas de su casa. Hasta el perro que salió a saludarlo se convirtió en una estatua de oro.

Y Midas comenzó a preocuparse. Lo más grave fue que cuando quiso comer, todos los alimentos se volvieron de oro.”



¿Acaso alguno de nosotros no ha escuchado sobre el rey Midas, aquel quien tenía la desdicha de convertir lo que tocaba en oro? Pues en este pequeño y humilde ensayo, tengo la oportunidad de enseñaros al Midas de nuestros tiempos: EL SISTEMA AGRÍCOLA, la Revolución Verde; claro que este “Midas” no es el afectado, en este ensayo, la comida que él toca es la nuestra, porque somos nosotros, sus vasallos y bufones.


Creo que es del común saber la moraleja de este hermoso y terrible cuento; pues bien, las conclusiones y símiles que se lleven a cabo ahora, sean particularmente directas.


Con la llegada y acogida de Tractores, motosierras, biocidas sintéticos, “súper-semillas”, etc. Tecnologías abrumadoras, devastadoras y anti-naturales (sin ser dramático, solo siendo sensato) podemos reconocer que la calidad de vida ha disminuido en gran medida: La riqueza ecológica, bio-diversidad y bio-identidad, se ha visto diezmada exponencialmente -solo basta hacer recordación de nuestra infancia y calcular la cantidad de aves, en ese entonces y compararlas con nuestro presente-; la salud del ser humano afectada (cáncer, enfermedades genéticas, trastornos digestivos, entre otros y sin mencionar psíquicos); la contaminación atroz de las aguas, el expropiamiento de tierras a comunidades nativas, la posterior infertilización y erosión de estas y el resto. Un sin fin de problemas que nos acosan, de manera inteligente, como parásitos camuflados de prosperidad, poder adquisitivo y “calidad”, como si una manzana roja, encerada y repleta de pesticidas fuese mejor que una manzana deslucida, gustosa y llena de vida.

Adoptar un método consecuente con nuestro entorno, nuestras necesidades (sociales, políticas y económicas) y nuestras capacidades, es el deber, es la responsabilidad de todos nosotros. Romper lazos con los monopolios, las comodidades que estas proporcionan, no son nada en comparación con los daños que ocasionan.


Los métodos, ya obsoletos en términos de moral, ética, salud, economía (para la gran mayoría), alimentarios y ecológicos, omitiendo otro centenar de términos. Han sido por mucho, el único método a emplear por los productores agrícolas en el transcurso de estos últimos siglos. Perjudicando a los pequeños productores, el mercado y comercio de productos patrios, y al consumidor como última instancia y objetivo primero.


Sin escrúpulos, todo esto tan solo hace parte de una ecuación financiera de las superpotencias, porque (siendo honestos) los países en vía de desarrollo (como si eso se pudiese llamar desarrollo) nunca podrán tener ese don divino: CONVERTIR EN ORO la ingenuidad del otro. Esto, porque ya nos hicieron el “gol”.


Pero cual es ese gol del que os hablo, os preguntaréis:

Nada más y nada menos de la bien llamada

“Revolución Verde, la revolución Verde Billete”



A h o r a s í , m e m o r i c e m o s l a m o r a l e j a


E L R E Y M I D A S

Había una vez un rey muy bueno que se llamaba Midas. Sólo que tenía un defecto: que quería tener para él todo el oro del mundo. Un día el rey midas le hizo un favor a un dios.

El dios le dijo:

-Lo que me pidas te concederé.

-Quiero que se convierta en oro todo lo que toque - dijo Midas.

-¡Qué deseo más tanto, Midas! Eso puede traerte problemas, Piénsalo, Midas, piénsalo.

-Eso es lo único que quiero.

-Así sea, pues - dijo el dios.

Y fueron convirtiéndose en oro los vestidos que llevaba Midas, una rama que tocó, las puertas de su casa. Hasta el perro que salió a saludarlo se convirtió en una estatua de oro.

Y Midas comenzó a preocuparse. Lo más grave fue que cuando quiso comer, todos los alimentos se volvieron de oro.

Entonces Midas no aguantó más. Salió corriendo espantado en busca de dios.

-Te lo dije, Midas - dijo el dios-, te lo dije, Pero ahora no puedo librarte del don que te di. Ve al río y métete al agua. Si al salir del río no eres libre, ya no tendrás remedio.

Midas corrió hasta el río y se hundió en sus aguas.

Así estuvo un buen rato. Luego salió con bastante miedo. Las ramas del árbol que tocó adrede, siguieron verdes y frescas. ¡Midas era libre!

Desde entonces el rey vivió en una choza que él mismo construyó en el bosque. Y ahí murió tranquilo como el campesino más humilde.





******
Deja un comentario sobre esta entrada ingresando a FRUTO FRÍVOLO

25 feb. 2011

Las letanías de Satán




Las letanías de Satán
de Charles Baudelaire

Nota: Poema número 120 de Las flores del mal (edición de 1861).

¡Oh tú!, el más sabio y el más hermoso de los Ángeles,
Dios traicionado por la suerte y privado de alabanzas,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

¡Oh, Príncipe del exilio al cual se ha agraviado,
Y que, vencido, siempre te yergues más fuerte!

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que sabes todo, gran rey de las cosas subterráneas,
Curandero familiar de las angustias humanas,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que, aun a los leprosos, a los parias malditos
Enseñas por el amor el gusto del Paraíso,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

¡Oh, tú, que de la muerte, tu vieja y fuerte amante,
Engendras la Esperanza, —una loca encantadora!

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que infundes al proscripto esa mirada serena y altiva
Que condena todo un pueblo alrededor de un patíbulo,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que sabes en qué rincones de las tierras envidiosas
El Dios celoso oculta las piedras preciosas,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú, cuya clara mirada conoce los profundos arsenales
Donde duerme sepultado el pueblo de los metales,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú, cuya larga mano oculta los precipicios
Al sonámbulo errante en el borde de los edificios,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que, mágicamente, ablandas los viejos huesos
Del borracho retardado hollado por los caballos,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que, para consolar al hombre débil que sufre,
Nos enseñas a mezclar el salitre y el azufre,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que pones tu impronta, ¡oh!, cómplice sutil,
Sobre la frente del Creso implacable y vil,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Tú que pones en los ojos y el corazón de las rameras
El culto de la llaga y el amor de los andrajos,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Báculo de los exiliados, lámpara de los inventores,
Confesor de los ahorcados y de los conspiradores,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!

Padre adoptivo de los que en su negra cólera
Del paraíso terrestre arrojó Dios Padre,

¡Oh, Satán, apiádate de mi larga miseria!


Plegaria

¡Gloria y alabanza a ti, Satán, en las alturas
Del Cielo, donde tú reinas, y en las profundidades
Del Infierno, donde, vencido, sueñas en silencio!
Haz que mi alma un día, bajo el Árbol de la Ciencia,
Cerca de ti repose, a la hora en que sobre tu frente
Como un Templo nuevo sus ramas se desplieguen!

De la pantalla al papel, gracias a fruto-frivolo.blogspot.com